El entomólogo de José María Aristimuño


Entomos , del griego insecto.

Insecto , del latín escisión.


El hombre desde siempre se diluye entre miedo y desprecio, oprobio a estos seres diminutos, cuando han sido testigos de la desaparición de los dinosaurios y de la aparición del hombre sobre la tierra.

Una historia microscópica sin tiempo. Al ser más de un millón de especies, y 2/3 de los seres vivos, el temor a la invasión es razonable. Lógico pensar, han causado más muertes en la historia que la guerra fratricida entre los hombres, por lo tanto son de cuidado. La relación
insecto-hombre aun está por definirse.

Querer controlarlos es totalmente absurdo, son los más antiguos, diversos y numerosos. La relación de un hombre, en este caso, Tito el entomólogo, protagonista con tantos actores liliputienses de reparto, conduce a darle personalidad y espiritualidad a seres vivos magnánimos que coloco la naturaleza para regular la barbarie a lo largo del tiempo del homo sapiens.




Aunque Ud. no lo crea.

El insecto es el mejor amigo del hombre.




El autor: Más que un ingeniero electrónico, José María Aristimuño es un “Ingenio” de la poesía. Graduado en la Universidad Simón Bolívar, ha demostrado en toda su trayectoria una especial vocación por lo poético y sus obras anteriores lo demuestran. Desde su primera publicación idílica “Déjalo ser un beso” (1985) hasta Sutil, (2018), no ha dejado de ser un permanente enamorado de la palabra…de la belleza estructurada en cada frase, de la musicalidad en cada oración, del sonido que ellas producen en el alma recorriendo ese prolongado laberinto intrínseco que descuella en los corazones solitarios. Ser poeta no es sencillo, pero eso no lo detiene en su búsqueda constante de la perfección, y “Sutil” es un paso más hacia ella, al igual que El entomólogo, la presente publicación.