La buena noticia que viajaba en tren



“La buena noticia que viajaba en tren” como se titula este libro, nos enfrenta con nuestra cotidianidad, con la propia imagen, haciendo inevitable no identificarnos con algunos de sus relatos, en donde sus personajes deambulan de aquí para allá en trenes atiborrados, mostrándose coléricos, indiferentes, ambiguos, esperanzados y, sobre todo, mostrándose: humanos; como somos o hemos sido en algún momento.

En relatos como: “El Paraíso de los juguetes” logramos percibir la profunda conexión del autor con el frágil mundo del infante, que más que un relato, pareciera ser una evocación a algo que estuvo y ya no. O quizá, porqué no, sea solo un guiño para acorralar al lector y llevarlo sin que se dé cuenta hasta su propio niño. Hasta ése pequeño que nos habita en silencio como un inquilino moroso que teme hacer ruido, pero que ante un estímulo poderoso le es inevitable permanecer callado y oculto y sin más remedio, asoma la cabeza con valentía. En cambio en relatos como: “El Tren”, “El Cruce” o “Nueva Vida” Luque nos sorprende con una innovadora forma de narrar que nos toma por asalto, nos quitan la respiración y cuando volvemos y reflexionamos en su fugacidad, ya se ha instalado en nuestro inconsciente para no abandonarnos nunca más. Así mismo surge el último relato (el que da título al libro), que no es otra cosa que una cruda obra teatral en la que todos participamos con mejores o peores papeles, sin siquiera haber sido consultados, luchando por hacer nuestro mejor performance y salir bien librados de este mundo que nos tocó. Dicho esto, y ya sin ánimos de aburrirlos, los invito a entretenerse, a pasar un buen rato literario con este puñado de escritos bañados en verdad y poesía, que Humberto Luque nos regala sin reservas, sin pretensiones ni posturas, mostrándose como una de las nuevas y auténticas voces de nuestras letras.



Néstor Cánchica.

Septiembre 2016.





Humberto Luque Mendoza es Licenciado en Comunicación Social egresado de la Universidad Central de Venezuela, con títulos obtenidos en la misma universidad de Especialización en Organización de Empresas, y Maestría en Gerencia Empresarial. En la actualidad es cursante del Doctorado en Gerencia y se desempeña como Director de Información y Comunicaciones de esta casa de estudio.



Ha publicado además otros libros de relatos: “Lluvias de Adolescencia” (1996); “Una flor en el jardín” (1999); “Cosas de la Edad” (2000); “Prohibido llorar sin haber firmado” (2008); y una novela corta “Los primeros rayos del amanecer” (2003). Paralela a la publicación de estos relatos, se presentan los libros “Jesucristo volvió en bluyín y franela”, y “Septiembre”.