Cosmonauta de Belén María Bloksa

Belén María Bloksa.

Nació en Caracas el 30 de agosto de 1976.
Vivió los primeros años de su infancia en La Pastora. Se mudo a San Antonio de Los Altos donde pasó su juventud; realizó sus estudios e hizo su vida y amistades amando su pueblito con locura, como todo sanantoñero.


Estudió turismo con especialización en cocina. Actualmente reside en Palma de Mallorca con su familia y se desempeña como terapeuta holístico ofreciendo terapias como Reiki, thetahealing, lectura de Registros Akáshicos entre otras terapias alternativas.

Yo Soy
Soy el alma viajera milenaria

que va por los bosques buscando arándanos.

Rojos, negros, morados.

Recolecto y me nutro.

Me libero chamánica con el humo.

Me conecto en esencia al cosmos y a la tierra.

Vuelo y regreso. No hay fin.


Una novedad de Criptomonedas



El comienzo de todo



Las criptomonedas nacieron a finales de 2008 y comienzos de 2009. Bitcoin fue la primera de ellas. Ahora, después de 10 años, puedo decir que yo también nací de nuevo en esos años: superé la batalla contra un cáncer, LDH (linfoma de Hodgkin) para ser más específicos. Gracias a Dios, a la medicina moderna y a mi familia, salí victorioso de ese reto.

Nunca me iba a imaginar la importancia de este invento para la vida de millones de personas. ¿Quién fue el genio? Satoshi Nakamoto (quien parece que nunca ha existido, sino que es un personaje ficticio) comparte en internet un White Paper de solo nueve páginas. Un paper (o artículo) se utiliza para divulgar las investigaciones de los intelectuales alrededor del mundo. En este caso se empleó para compartir la teoría del bitcoin y su lugar en la economía. A continuación el resumen de dicho artículo:
Bitcoin: un sistema de dinero electrónico persona a persona


Una versión simple y pura de dinero electrónico, persona a persona, va a permitir pagos en línea, enviados directamente de un usuario a otro, sin la participación de una institución financiera intermediaria de confianza.
Las firmas digitales proveen parte de la solución, pero el beneficio principal no tiene sentido, si existe un tercero confiable para prevenir el Doble Pago.
Nosotros proponemos una solución para el problema del Doble Pago: una red de persona a persona.
La red sella el tiempo de las transacciones a través de un sistema de eslabones que luego coloca en una cadena de bloques, basada en esos mismos eslabones, formando un registro que no puede ser cambiado sin volver a recrear la cadena de bloques.
La cadena de bloques más larga no solamente sirve como prueba de la secuencia de eventos atestiguados, sino que además da fe de que proviene de la piscina más larga de poder de procesamiento.
Mientras la mayoría del poder de procesamiento esté controlada por nodos que cooperen entre sí y no ataquen la red, generarán cadenas más largas y podrán prevenir y escaparse de los ataques.
La red requiere en sí misma una estructura mínima. Los mensajes se envían sobre la base del mejor esfuerzo y los nodos pueden irse y volver de la red según su deseo, simplemente aceptando la cadena de bloques más larga como prueba de consenso mientras estuvieron fuera de la red.

El entomólogo de José María Aristimuño


Entomos , del griego insecto.

Insecto , del latín escisión.


El hombre desde siempre se diluye entre miedo y desprecio, oprobio a estos seres diminutos, cuando han sido testigos de la desaparición de los dinosaurios y de la aparición del hombre sobre la tierra.

Una historia microscópica sin tiempo. Al ser más de un millón de especies, y 2/3 de los seres vivos, el temor a la invasión es razonable. Lógico pensar, han causado más muertes en la historia que la guerra fratricida entre los hombres, por lo tanto son de cuidado. La relación
insecto-hombre aun está por definirse.

Querer controlarlos es totalmente absurdo, son los más antiguos, diversos y numerosos. La relación de un hombre, en este caso, Tito el entomólogo, protagonista con tantos actores liliputienses de reparto, conduce a darle personalidad y espiritualidad a seres vivos magnánimos que coloco la naturaleza para regular la barbarie a lo largo del tiempo del homo sapiens.




Aunque Ud. no lo crea.

El insecto es el mejor amigo del hombre.




El autor: Más que un ingeniero electrónico, José María Aristimuño es un “Ingenio” de la poesía. Graduado en la Universidad Simón Bolívar, ha demostrado en toda su trayectoria una especial vocación por lo poético y sus obras anteriores lo demuestran. Desde su primera publicación idílica “Déjalo ser un beso” (1985) hasta Sutil, (2018), no ha dejado de ser un permanente enamorado de la palabra…de la belleza estructurada en cada frase, de la musicalidad en cada oración, del sonido que ellas producen en el alma recorriendo ese prolongado laberinto intrínseco que descuella en los corazones solitarios. Ser poeta no es sencillo, pero eso no lo detiene en su búsqueda constante de la perfección, y “Sutil” es un paso más hacia ella, al igual que El entomólogo, la presente publicación.

Mi adorada prostituta de Gustavo Oliveros



Una prostituta y un proxeneta se ven involucrados indirectamente en el caso de asesinato de un Fiscal del Ministerio público.

Ambos administran un consorcio de damas de compañía entre…otras cosas. Sus servicios son solicitados por empresarios, banqueros, diputados, mujeres de la alta sociedad, diplomáticos, militares y jueces. El negocio en poco tiempo florece, sorprendiendo a Javier, el proxeneta. Pero todo se tuerce cuando los medios de comunicación señalan a su socia como la misteriosa mujer, implicada en el crimen del Fiscal. Lo que desata una cacería política nunca antes vista, en busca de los posibles autores intelectuales del atroz crimen.

Milena, la prostituta, debe ocultarse, pues es requerida ante los cuerpos policiales por haber sido la última persona que estuvo con la víctima antes de su trágica muerte.

Para protegerla, Javier idea un plan macabro en donde el chantaje se enfrenta al poder político.




El autor: Gustavo Oliveros


Nació en Caracas y desde temprana edad le tocó militar en las filas de una izquierda ortodoxa que más tarde comprendió que el fanatismo no era más que una trampa ideológica bien aceitada para pescar incautos, resentidos sociales y ciudadanos dispuestos a aceptar ideas sin confrontarlas con sus propias realidades.
De allí que apenas surgió una nueva iniciativa política, no dudó en pertenecer a ella, se trataba de aquel MAS “tormentoso” de José Ignacio Cabrujas. Dentro de esa organización militó por varios años. Fue dirigente estudiantil desde la secundaria hasta ya graduado en dos carreras, la primera en el Instituto Pedagógico de Caracas donde escogió la rama de Historia y la segunda en la UCV que lo condujo al periodismo impreso y a la actividad gremial tanto en el Sindicato de la Prensa como en el Colegio Nacional de Periodistas. No conforme con sus estudios de pregrado, realizó una maestría en Bruselas en la universidad de Louvain la Neuve y obtuvo el diplomado en Ciencias de la Comunicación, mención “Comunicación de crisis”.
Como educador ejerció en varios liceos de la capital y más tarde dictó cátedra en las universidades Santa María y UCV en el área de post grados. Como profesional en el ejercicio del periodismo trabajo en distintos medios, revistas y periódicos impresos, muchos de ellos hoy en día desaparecidos. En la actualidad está dedicado a elaborar videos documentales y publicitarios. Otra de sus facetas es la de escribir novelas y cuentos de ficción en donde es imposible negar que en ellas se revelan muchas de sus vivencias personales.

La misma sed de Navil Naime


ISBN: 978-980-424-113-0

El valor de decir que el cuerpo es el lugar de las grandes pérdidas. Dejarnos en la boca la sensación de que estas pérdidas no son muchas y no tienen un ritmo de aparición predecible; permitirnos constatar que solo la palabra poética puede remarcar el borde de las piedras en que se fueron convirtiendo los recuerdos, el anhelo de otras situaciones que ya jamás podrán acaecer; son algunos de los hallazgos que este nuevo poemario de Navil Naime nos permite respirar a través de la belleza que, en este caso, es consecuencia inevitable de las palabras bien usadas, bien colocadas en los sitios donde intuimos el mayor esfuerzo por asir el agua que se va.
            Todo lo que nos rodea y forma parte de nuestras vidas, es susceptible de vaciarse, de quedar sin su adentro, y en esa misma medida nos crece en algún lugar del alma un cuarto de desechos, un espacio donde coinciden lo divino y lo terrenal, el humo de las plegarias y la sangre de los sacrificios; allí van a parar todos los restos de la luz y escuchamos chocar contra sus paredes los ecos de risa que el tiempo siempre nos ofrenda; quizás esto no sea otra cosa que el silencio, ese que desde entonces nos comienza a definir como seres, a completar como espíritus, ese que desde ese cuándo se convierte en nuestra más íntima pertenencia: “Esto que callo/ es todo lo que tengo.” Pero cómo negar que ese silencio tiene una sed adicional que le funge de fuente, que lo envuelve en médula y sentido, la sed que duele en el exilio, la que se padece por un estanque donde un niño habita, la que se escurre por la cicatriz de un retrato desde donde un padre sonríe a su propia ausencia; la que deja la niebla de una mujer que se hiere en la espera de la oración, porque solo el rezo o el poema es un lugar de refugio que le permite a la sangre zurcir los instantes que van borrando las preguntas.
            ¿Cómo decir que el agua suena en la cercanía de un desierto? ¿Cómo pronunciar la muerte de los sucesos que una vez brillaron plenos con sus exactitudes? Se hizo necesario acudir a la misma pausa con la que el destino nos asedia. Levantar la polvareda de sus respuestas y caminar con suma precaución por el sediento errar de sus cauces; se hizo necesario escribir La misma sed, que es el resplandor de un testimonio que aletea en las manos su ruido de pájaro vacío, el gesto de una mirada que no pretende recuperar nada de lo ido– esa agua que reitera la sed–, y se conforma con decírselo nada más y así aliviar los lastres de la memoria. Entonces el poema se nos muestra como el lugar donde mora una vida callada por la humildad, por saberse realidad de un consuelo. Son muy escasos los poemarios que nos permiten enfrentarnos con nuestra propia despedida, y este que nos presenta hoy el poeta Navil Naime lo logró en mí apenas hube terminado de gozar su lectura. Son muy escasos los poemarios que nos abrigan con brazos fraternos y nos dicen: “Ya no alcanza el amor/ para encontrarnos.” Tenemos la dicha de que La misma sed, sea uno de ellos. Con ese inmenso verso anterior, con esa fórmula mágica, brota la vida como un hilo de sangre y anhelo que se desenrolla construyendo distancias, pero a estas, generalmente, las dejamos de lado, no le prestamos atención a los fragmentos que deja a la deriva, y nos adentramos a un presente que creemos se comporta como una versión inédita del destino; Navil Naime nos señala nuevamente el silencio que le es afín, y nos advierte: este presente porta la misma sed de siempre, el mismo tal vez expectante en las ventanas, el mismo polvo que relampaguea esperándonos, por eso afirma: “Qué extraña religión/es la distancia.” Y al hacerlo, ya sabemos con qué devoción debemos acercarnos a sus profundidades, porque solo una distancia avanza sobre otra hasta “hallarse en lo que falta”, ese vacío donde Dios cava y cava su tumba.
                                                         Arnaldo Jiménez




Navil José Naime Yajie

Cantaura, Anzoátegui, Venezuela, 1961.


Mención honorifica en I Premio Nacional de Literatura “Rafael María Baralt” 2012, Venezuela, con el poemario “Viejos sonetos y otros poemas”.

Premio Mención Poesía IX Concurso Literario Internacional Bonaventuriano 2013, Cali, Colombia, con el poemario: “Mil palabras para la tristeza”.

Segundo Lugar Poesía Mención “Décima”, I Bienal de Literatura Lydda Franco Farías, 2014. Venezuela, con el poemario “Décimas de un caminante”.

Segundo Lugar Poesía IV Concurso “Por Una Venezuela Literaria, 2014, con la obra “Escarcha y ceniza”.

Jurado del concurso “Por Una Venezuela Literaria” Mención Poesía, Caracas, octubre 2015.

Premio Nacional de Poesía, Bienal Nacional de Literatura ‘Julián Padrón, Monagas, 2016, con el poemario “La misma sed”.

Premio Nacional de Poesía, Bienal Nacional de Literatura “Manuel Felipe Rúgeles 2017 con el poemario “Regresos”.

Finalista “V Premio Internacional de Poesía Pilar Fernández Labrador, España 2018, con el poemario “Retratos del silencio”.



El Fantasma de Prospect Park 





La portada es impactante; sobre fondo negro, una calavera con un cigarro en la boca, casi parece sonreír macabramente, en un guiño sarcástico a la muerte.
Ésta es la primera aproximación a un libro escrito por Albo Aguasola, titulado; Él Fantasma de Prospect Park¨.
¿Pero a qué se debe esta portada, en un libro donde el protagonista es un fantasma? Es que este ser de otro mundo, está buscando su cabeza, y por supuesto, el tiempo avasallante, tiene a la fuerza que haberla dejado transformada en esa imagen fría de huesos impersonales, que sólo guarda de su antigüa apariencia, una perfecta y alineada dentadura.
¿Un fantasma sin cabeza? ¡Vaya idea! Pero como es fantasma y tiene dotes prodigiosas, puede subsanar esos ¨pequeños defectos¨ de no poder ven, por ejemplo; y allí brillan el sarcasmo y la ironía que campean en todo el relato.
A su vez, el otro personaje – Onelio -  también anda buscando; quiere encontrar a la madre. Dos búsquedas disímiles, pero que los une en la sensación de no estar plenos, de que algo importante se ha perdido. ¿Y qué su humano no siente ese vacío interno? ¿Qué su hermano no está a la búsqueda de algo, que a veces no se tiene conciencia de su contexto – cabeza, madre- pero que mora en lo más profundo de nuestro ser?
De ahí que esta novela de Albo Aguasola, que se nos presenta a la vista como un cuento de terror, que luego nos mete en un mundo sarcástico, en toques de humor negro, termina siendo un gran ensayo sobre temas profundos que conciernen a toda la humanidad; sentido de la vida, amor, justicia y muerte.
Pero tampoco este relato se queda ahí, sino que se expande, y el lector encuentra largos párrafos donde reina la poesía y la ensoñación y donde las imágenes de sensaciones y emociones - internas o provocadas por el ambiente en que se desarrolla la historia -, coinciden en lo más íntimo.
Es difícil entonces catalogarlo, pero quizás allí reside el encanto del libro. No hay nadie que no se identifique en parte, por lo menos, de lo que se describe. Si no nos engancha el terror y el suspenso, nos gustarán las descripciones bella y románticas. O nos dejaremos llevar en el planteamiento de serios problemas existenciales, que, a su vez, no nos agobian, pue allí encontraremos el humor, para no caer en la depresión que causa el observar los grandes errores humanos.
En total, “El Fantasma del Prospect Park” es una lectura recomendable a todo nivel, para toda edad, sexo o condición social. Y si se es un lector atento, nos dejará pensando sobre la vida y sobre nosotros mismos, y quizás nos deje una enseñanza positiva en la búsqueda de la realización de nuestros propios deseos.
La ambientación de la obra comienza en un parque de Nueva York, muy conocido por Agua Sola como todos los parques de los Estados Unidos, es extenso y hermoso, en ese intento perenne del estadounidense de escaparse del cemento y el bullicio frío de sus grandes ciudades y tener siempre oasis de verdor que los acerquen a la madre – tierra.
Quizá se quiera pedir perdón y buscan redimirse por la intromisión salvaje y destructiva del ser humano en la naturaleza.
Para que este bello cuadro, donde trinan los pájaros, revolotean las mariposas y esparcen su perfume las flores, se vuelva tenebroso, debe caer la noche. Cuando a oscuridad reina lo maravilloso duerme y puede aparecer el terror: - “Aquí y desventurada, noche oscura y sin consuelo”.
Entonces ocurre el primer asesinato …luego Aguasola nos presenta a Oneido y nos va introduciendo en su complicado mundo. Un ser que, atormentado y tomando malas decisiones, tuerce su naturaleza afiable y sus buenos sentimientos, convirtiéndose en ser capaz de cometer atrocidades para lograr su ambición. Aflora en él la dualidad humana y la una perenne entre el bien y mal.
Y ante tanto horror, parecería que triunfa la maldad. La noche oscura sigue cerrando sus faces una y otra vez, dando oportunidad a más crímenes. Se suceden más y más atrocidades en una espiral implacable de crueldad. Aguasola nos muestra cómo una decisión lleva a la otra y el mal parece tomar posesión y dejar a los protagonistas en un círculo cada vez más cerrado de dolor y sufrimiento.
Mas al fin, irrumpe la inocencia y el amor, que hace sufrir el arrepentimiento y que reencuentra a nuestro ya amigo fantasma en la belleza y los deseos de redención y cambio.
El fantasma aprende la lección y decide aceptar esa redención. Al hombre – Oneido – le llega la justicia Divina y la humana y nos queda la incertidumbre de saber si también logra entender y llegar a redimirse, ¿Será posible que la humanidad se salve? ¿Podremos llegar alguna vez a esos sentimientos de que nos habla el fantasma al decir; ¨¿Por qué renunciar a la alegría de vivir etérnamente, aceptando que hubo dolor en mi caída? No, yo no estoy muerto. ¿La muerte qué es? ¿Acaso no es el camino hacia una vida más exuberante? ¨
Aguasola, es este final, quizás apunta a señalar que el ser humano como tal, atrapado en un cuerpo, no tiene salida.

Pero el ser no es sólo un cuerpo humano. La muerte es sólo un cuerpo humano. La muerte es sólo un paso que nos abre, esperanzadora muerte, el camino hacia otra dimensión, más feliz y plena.  
- Albo Aguasola

La rebelión de nuestros ángeles de Xiomara Alejos


La rebelión de nuestros ángeles*






*Negro Sobre Blanco no se hace responsable por los comentarios escritos por la autora en el presente libro, nosotros como sello editorial solo hicimos las veces de imprenta para con el trabajo, sin compartir las ideas que este pueda tener. 

La Rebelión de nuestros ángeles, es un libro que retrata la realidad vivida en las protestas y manifestaciones, durante los años 2014 y los meses de Abril a Agosto del 2017, tiempos de lucha y expresión ciudadana. Persigue establecer un puente imaginario entre la divinidad de los ángeles y los ideales terrenales de muchachos, hombres y mujeres que salieron a dar a conocer sus esperanzas de libertad.

Es una obra de fácil lectura que nos introduce a la vida, anhelos y metas de estos venezolanos que un día salieron a manifestarse y sus sueños fueron mutilados, en manos de las fuerzas opresoras del estado. Destaca el lado humano y cotidiano de cada protagonista desde una emotividad casi poética, sin abandonar la realidad político social que abraza cada historia. Rinde tributo a esos valientes y heroicos ciudadanos que gritaron consignas y recibieron disparos. Comparte la manera cruel e inhumana en que fueron ajusticiados, muchos rogaron por sus vidas e igualmente acabaron con sus sueños.





Contador público. Especialista en materia tributaria, escritora.

 Fue profesora universitaria en el Instituto Universitario de Administración y Gerencia, donde se desempeñó como tutor de tesis de grado, profesora en el Instituto Universitario de Tecnología Venezuela, Profesora en el  IUTA, Profesora en la Universidad Alejandro de Humboldt.  Sommelier, cerrepeana, practicante del feng shui, católica, estudiosa del crecimiento espiritual y  apasionada por conocer en detalle el budismo. Pero por encima de todo: madre venezolana, preocupada por la situación de su país, victima como todos los venezolanos del desacierto histórico que estamos viviendo. Su amor y desesperación por la pérdida de Juan Pablo Pernalete, hijo de su hermana de vida Elvira Llovera, la lleva a querer rendirle un homenaje, cuando se adentra en las investigaciones circundantes, descubre que los muchachos asesinados merecían ser homenajeados, así inicia una investigación, buscando familiares, amigos, conocidos, vecinos, periodistas, noticias y videos. Desarrolla cada historia, descubriendo el lado humano de cada uno de estos protagonistas encontrando características comunes en cada uno de ellos, llorando con madres y familias, sintiendo suyo a cada muchacho que conocía en detalle.  Decide llamarlos ángeles por considerarlos enviados de Dios. 



El único libro (Cuentos)




El único libro está enriquecido de emociones, donde la autora valiéndose de la ficción nos narra breves historias que se paladean por largo tiempo en la memoria: La joven que entra a la biblioteca de su abuelo, nos evoca la nostalgia de una relación abuelo-nieta; El pez volador nos transporta a un cuento que podría ser metafísico o filosófico, sensación que también se vive en otros cuentos como el de una anaconda que tiene gran participación en el destino.


Algunas de sus historias se decantan por el terror, como el cuento Pesadilla o Terror en la calle, entre otras, que juegan entre la reflexión humana, el terror, un leve erotismo y una constante invitación a la introspección del lector.


El lenguaje de estos cuentos es directo, sin tantos adornos, despojado, lo que nos lleva directo a la conmoción de la historia que nos quiere narrar y logra el nocaut del que hablaba Cortázar.


El cuento que da título a esta obra, resultó finalista en el Primer Premio Internacional Gabriel García Márquez 2016.




Sobre la autora: María de Jesús Hernández Jiménez

Escritora nacida el 26 de marzo de 1948. Barranquilla, Colombia. 
Bacterióloga y laboratorista clínico por la Universidad de Antioquia Colombia.

Talleres de narrativa en los que ha participado desde el 2003 con:
Ángel Galeano, William Rouge, Olga Lucia Echeverry
Comfama, Comfenalco, EPM, Medellín Colombia   

Julián Márquez.,Victoria Ardito
Casa de Bello. Caracas Venezuela 

 Finalista en el Primer Premio Nacional e Internacional de Cuento Gabriel García Márquez. 2016. Aracataca, Magdalena, Colombia con el cuento: El único libro.

No te dejaré ir de Rosanna Capursi



El paraíso, ¿de verdad existirá? Un sitio tranquilo, lleno de árboles y nubes, en el que se respira el aire más puro que pudiera existir, donde no existe la maldad, nada más la paz y tranquilidad. ¿Alguien querría salir de allí?

Un día, el arcángel Gabriel se había puesto a ver a las personas que estaban en el paraíso, se acercó a una joven que tenía el cabello amarillo que le llegaba hasta los hombros y ojos azules.

—Joven, ¿Cómo te llamas? —Le preguntó el arcángel.

—Soy Natalia, Natalia Napolitano. —Le dijo. Ella sentía que lo había visto antes, que el arcángel tuviera esas grandes alas blancas y esa túnica azul provocaba que su mente buscara en sus recuerdos algo sobre él, pero nada, no lo recordaba.

—Yo me llamo Gabriel, y soy un arcángel. Tengo una noticia para ti, volverás a la Tierra.

Natalia ladeó su cabeza y cruzó sus brazos, no quería volver a la Tierra. Se sentía muy bien allí. ¿Por qué querría volver? En el paraíso lo tenía todo, no tenía la presión o el estrés que pasaba cuando estaba en la Tierra, además que todas las personas que se encontraban, eran amables. Le encantaba estar en el paraíso.

— ¿Por qué? Yo estoy bien aquí.

—Eso es algo que no puedo responder, pero volverás a Venosa, podrás ver a tus padres y a tu hermano menor. ¿Lo recuerdas? ¿Recuerdas a Diego?

Natalia cerró sus ojos. Recordaba a su hermano de 7 años, lo adoraba. Adoraba pasar tiempo con él. En su mente apareció la imagen de cuando, un día antes de navidad, había estado jugando con él y tuvieron una pequeña conversación.


Sobre la autora: Rosanna Capursi nació en Cabimas, Venezuela, es psicopedagoga, pianista, con estudios en psiconeuroinmunología, en la actualidad, estudia comunicación social mención desarrollo social. 

Escribió el libro Si fueras para mí (2017), continuación de No te dejaré ir. 

La maldad Sicarios, pranes y otros monstruos


Libro de Robinson D Lizano ofrece antología de sucesos que nos han marcado. 



Pronto en librerías La maldad: sicarios, pranes y otros monstruos



*** Esta obra -la segunda del autor- deja en evidencia hasta dónde puede llegar la maldad en una sociedad como la actual. Es una antología publicada por la editorial Negro Sobre Blanco con los crímenes y delincuentes que han marcado más de medio siglo de muerte y terror en Venezuela.




La muerte de Mónica Spear, el narcoindulto de Tovar Acuña que cayó preso por una riña en una peluquería, y el desparpajo de la viuda negra de Catia; son apenas algunos de los casos que devela el periodista Robinson D Lizano Briceño, en una serie de crónicas periodísticas que nos asoman a ese mundo de la maldad, mafia y muerte en el que tratamos de sobrevivir a diario.

El libro, que estará disponible en las principales librerías de Venezuela lleva por nombre La maldad: sicarios, pranes y otros monstruos, contiene una antología de crónicas periodísticas de los crímenes y delincuentes que han dejado miedo y muerte por más de medio siglo en Venezuela.

Este segundo libro de Robinson D Lizano Briceño llega de la mano de Negro Sobre Blanco Grupo Editorial y su mayor atractivo es que nos asoma a ese lado oscuro que todos tenemos, pero en el que afortunadamente solo unos pocos se sumergen y revela una vez más que una de las fuerzas más potentes de una sociedad hiperconectada como la muestra es el morbo, ese que negamos y decimos rechazar, pero sin duda es onmipresente.

El texto es fruto de una investigación de más de cuatro años, que incluye 56 historias, que revelan detalles desconocidos de casos o criminales que en su momento ocuparon mucho centimetraje en medios impresos e infinidad de minutos en radio y televisión.

Las sórdidas costumbres del doctor Edmundo Chirinos y su manejo del poder, o cómo una leyenda negra de Venezuela como Martínez Ojeda empezó su andar con una pistola de agua; o que el temido “Picure” murió por solo visitar a su mujer. Son solo algunos de los entretelones que se nos presentan en esta obra periodística.

El prólogo de esta obra lo realizó el escritor guayanés Francisco Arévalo, quien advierte que “todos tenemos nuestras manías y secretos, es por eso que hay patrones de comportamiento, y los mismos son lo que le dan movimiento y respiro a las sociedades. Pero cuando la vida de un ser humano es algo trivial y se considera un obstáculo que quitar o destruir, los términos de la relación social se invierten y es allí que nacen los asesinos con sus tonalidades y matices que es lo que vamos a ver en este libro”.

Arévalo prosigue “la mayoría de los asesinatos que recoge esta excepcional antología poseen el rasgo de la morbosidad. El sadismo sangriento que considera la vida algo trivial, fútil o baladí, la modalidad de la saña y la bestialidad es lo que se respira en las páginas que nos ilustran sobre lo que puede pasar si no sabemos movernos con precaución y tacto en las relaciones interpersonales”.



Otras historias destacadas
Estas páginas desnudan historias que parecieran salidas de tramas de ficción, pero son la más chocante realidad, como el caso de Dorancel Vargas quien volvió a copar titulares cuando se especuló que había vuelto a sus andadas de canibal, durante motín en la cárcel de Santa Ana; o el diputado adeco que mató a su esposa con una virgen bomba, o el Wilmito que aún muerto metía miedo. Son historias que debe leer bajo la mordaz y detallista mirada de Lizano.

Pero la maldad no es monopolio de criminales, sino que se reproduce en quienes se supone deberían poner coto a toda esta violencia como los policías o funcionarios, algunos de los cuales han sido peores que los malvados como el temible Terminator Escalona, el distinguido Ledezma, el monstruo de Mamera, o el temido y a la vez seductor jefe de la Seguridad Nacional, Pedro Estrada , también conocido como el Chacal de Güiria.

En estas páginas también hay historias de parricidas, filicidas, viudas negras, asesinos en serie de nueva y vieja data como el caso Vegas o el crimen del Padre Biaggi.

El autor de esta antología del mal en Venezuela, Robinson D Lizano Briceño es periodista desde 1993 y ha trabajado en medios impresos, digitales, radiofónicos y televisivos, nacionales e internacionales y posee una especialización en Historia, es profesor universitario desde el 2000 en la Universidad Católica Andrés Bello, cuya editorial publicó en 2010 su primer libros Manual de Géneros Periodísticos, reimpreso en 2014.

La maldad: sicarios, pranes y otros monstruos estará en las principales librerías del país a partir del mes de abril.


Sobre el autor: 

Robinson D Lizano Briceño (Caracas, 1968), a pesar de que uno de sus más grandes retos fue aprender a leer, se enamoró de los libros a los cinco años, cuando descubrió  una hermosa edición de La Divina Comedia, de Dante, de la que no comprendió nada, afortunadamente su madre lo socorrió con Verne, Salgari, Dickens,  Twain y Poe. Desde entonces no ha parado de leer y al igual que Bolaño piensa que “Escribir no es normal. Lo normal es leer y lo placentero es leer; incluso lo elegante es leer”, aunque no ha llegado al extremo de bañarse con un libro en una mano, como lo hacía uno de los personajes de los Detectives Salvajes.
Periodista desde 1993, ha trabajado en medios impresos, digitales, radiofónicos y televisivos, en los que ha desempeñado los más variados roles, desde buscar café y sacar copias, hasta dirigir un periódico, pasando por redactor de planta, reportero, moderador , editor, jefe de redacción y hasta fotógrafo y camarógrafo.
Con una especialización en Historia, es  profesor universitario desde el 2000 en la Universidad Católica Andrés Bello, cuya editorial le publicó en 2010 Manual de Géneros Periodísticos, reimpreso en 2014.